43 Trámites contratados hoy

¿Cómo puedo mejorar la calificación energética de mi vivienda?

6 Consejos para mejorar la eficiencia energética de tu inmueble

La eficiencia energética ha llegado para quedarse y es un concepto que la sociedad no ha llegado a asimilar. Un uso correcto de ella hará que ahorremos mucho dinero en las facturas y grandes quebraderos de cabeza.

Si tu inmueble ha recibido una etiqueta energética de baja calificación, es recomendable intentar subir su nota. Si bien la inversión inicial puede parecer elevada, ésta aporta muchas ventajas, ya que al vivir en una casa más eficiente tendremos un mayor confort. Además, si el inmueble está destinado a venta o alquiler una buena nota energética aumentará el valor del inmueble y se venderá mucho más rápido.

El técnico será el que nos dé la lista de los factores que podemos mejorar para que nuestro inmueble consuma menos energía. Por lo que antes de comprar o alquilar una vivienda, te dejamos nuestras recomendaciones.

1. Orientación

Uno de los aspectos más importantes cuando vas a comprar una vivienda es la orientación. Una buena orientación, puede conseguir ahorrarte miles de euros en calefacción y aire acondicionado al año.

La mejor orientación es, en general, la orientación sur. Esta orientación permite que durante el día la vivienda se caliente con los rayos del sol de manera gratuita evitando que tengas que poner la calefacción. La mayor parte de las ventanas de tu vivienda deberían de estar idealmente orientadas a sur, sureste o suroeste para maximizar las ventajas.

Evitaríamos casas o pisos orientados exclusivamente a norte ya que serán más caros de aclimatar y esto lo notaremos tanto en nuestro bolsillo como en las emisiones de CO2 que emitimos a la atmósfera. Suelen ser pisos muy fríos donde alcanzar el confort térmico es muy complicado.

Otra orientación muy interesante es la “este-oeste”, muy utilizada en climas cálidos donde conseguimos un balance entre calor ganado de manera gratuita gracias al sol con una ventilación cruzada que refrigera la vivienda, también de manera gratuita.

2. Aislamiento

Si tienes pensado reformar un inmueble, un aspecto que tienes que tener en cuenta es el aislamiento térmico, es una de las bases más importantes en lo que se refiere a eficiencia energética.

Hay que tener muchas variables en cuenta, pero lo primero en lo que vamos a fijarnos es en la temperatura de confort que podemos alcanzar en nuestro inmueble aun disponiendo de calefacción o aire acondicionado y el coste que esto supone a nuestra factura.

Lo primero que tienes que observar, es si los muros de tu inmueble cuentan con aislamiento térmico. Las viviendas de antes de 1980 normalmente no tienen aislamiento térmico por lo que suelen ser casas más frías y con mayores gastos en calefacción y refrigeración.

Puedes preguntar al dueño del inmueble si ha realizado reformas de aislamiento térmico y, en caso de que el dueño no lo sepa, siempre puedes contactar con un técnico que vaya a realizar las pruebas pertinentes. Es muy importante que en inmuebles situados en el centro y norte de España al menos haya 3 cm de aislamiento térmico.

Si vives en un bloque de pisos, la mejor solución para mejorar el aislamiento sería aislarlo por el exterior, es decir, colocar aislamiento en la fachada. El problema es que no siempre va a ser posible ponerse de acuerdo con los vecinos pero siempre podremos mejorar el interior de la vivienda. Los puntos más importantes que debes vigilar son el estado de las ventanas y puertas, aislamiento de las paredes, suelo y techo y los puentes térmicos que tratamos en el siguiente punto.

A veces con cambios más económicos de lo que pensamos, obtenemos grandes resultados.

3. Eliminar Puentes térmicos / Fugas

Los puentes térmicos son cualquier elemento del edificio (tejado, cubierta, fachada, ventanas, etc.) por el que la temperatura del interior del inmueble se escapa al exterior.

Esto provoca que a menudo haya variaciones de temperatura, lo que aumenta el riesgo de crecimiento de moho en nuestras paredes. Por lo que además de provocar un riesgo para el edificio, es un riesgo para la salud.

Una solución que recomendamos en caso de detectar un cambio de temperatura en su fachada es llamar a un especialista para una realizar una inyección en cámara o de poliuretano. Sin embargo, la mejor solución es pedir presupuesto para una instalación SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), este sistema protege la fachada en su totalidad y elimina todos los puentes térmicos.

También tienes que aislar las cajas de persiana ya que muchas veces no están aisladas y si nos escapa mucho calor a través de ellas. No olvides sellar los marcos de las ventanas para que no entre viento.

4. Agua

Según un estudio de la fundación AQUAE indica que un español por día consume una media de 140 litros de agua.

Por ello, es importante instalar sistemas de eficiencia energética en tu inmueble para ahorrar agua. Por insignificante que parezca, ahorrar agua es importante y en las manos de cada uno está hacerlo o no.

Los reductores de caudal o aireadores, pueden ayudarte a ahorrar hasta un 50% de agua por unos 10€ o cabezales de ducha por unos 20€ que reduciría tres cuartas partes el consumo. Estos se amortizan en tres o cuatro meses.

5. Iluminación

Todos cuando estamos en una situación económica difícil y a veces no tan difícil, lo primero que hacemos es estar atentos de no dejar ninguna luz encendida para no llevarnos una sorpresa a fin de mes.

Lo que te recomendamos es que empieces a mirar iluminación LED o halógenas de última generación sustituyendo las lámparas convencionales, ya que una lámpara LED tiene una duración de 8 a 10 veces superior a la de una convencional y el consumo de energía se te reducirá en un 80%.

6. Instalaciones del inmueble

Como última recomendación, te proponemos un cambio en tu instalación de calefacción y aire acondicionado.

Si el inmueble tiene cierta antigüedad, es posible que la calefacción funcione con carbón y gasoil, por lo que se queda bastante anticuado en términos de eficiencia energética. Sin embargo, el gas natural podría ser una alternativa gracias a su baja inversión y un consumo aceptable.

Te dejamos una comparativa de precios según el tipo de calefacción
  • Aerotermia: 0,041 €/kWh
  • Gas natural: 0,050 €/kWh
  • Pellets: 0,057 €/kWh
  • Acumuladores: 0,067 €/kWh
  • Gasoil: 0,081 €/kWh
  • Eléctrica: 0,1352 €/kWh

El consumo del aire acondicionado es diferente al de la calefacción, ya que depende del modelo o la temperatura a la que esté funcionando.

La eficiencia energética de nuestras instalaciones van de la mano del uso que le demos y su rendimiento. La temperatura ideal para invierno no debería sobrepasar los 20º-21ºC y en verano no bajar de los 15ºC. Respecto al modelo, puede variar el precio entre los 0,14€/h o los 0,20€/h siguiendo las recomendaciones nombradas anteriormente.

Cargando...